Planteamiento del problema

A medida que los países diseñan e implementan políticas y acciones para la mitigación y adaptación al cambio climático, la producción, divulgación y uso de la información serán esenciales para comprender riesgos, realizar un seguimiento del progreso, permitir la acción informada y evaluar el impacto en una variedad de sectores. La acción climática efectiva exige una respuesta coordinada y coherente en todas las sociedades, respaldada por el intercambio de datos e información. Si bien los gobiernos nacionales deben desempeñar un papel principal en la respuesta al cambio climático, el Acuerdo de París y el posterior Diálogo de Talanoa han establecido claramente que las contribuciones de los gobiernos subnacionales, el sector privado y la sociedad civil son cruciales para el éxito. Al igual que los gobiernos nacionales producen y a su vez utilizan datos, los agentes no estatales también pueden desempeñar ambos roles. Por lo tanto, existe la necesidad de establecer y perfeccionar políticas, sistemas y procesos para mejorar la producción, el intercambio y la utilización de datos en todos los sectores y por todos los agentes.

La recopilación y el incentivo a acceder a este tipo de información faculta a las ciudades para que creen planes de desarrollo con bajas emisiones de carbono, informen las decisiones de inversión del sector privado, y permite que la sociedad civil participe de manera más efectiva y traduzca los datos a usuarios con menos conocimiento sobre los mismos. Un mejor acceso a la información también puede fomentar una colaboración más sólida en estos sectores. Se basa en un enfoque coherente y coordinado para integrar la acción climática en todo el gobierno e informar el progreso a las partes nacionales interesadas y a la comunidad internacional.

El trabajo de la Alianza Global para los Datos de Desarrollo Sostenible (GPSDD, por sus siglas en inglés) y los compromisos impulsados por las partes interesadas para abrir datos climáticos a través de la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP, por sus siglas en inglés) han demostrado el interés sostenido en hacer que los datos relevantes para el clima sean más accesibles. Sin embargo, a menudo encontramos que los datos relacionados con el clima son incompletos, están fragmentados en distintas agencias y no están disponibles en formatos accesibles e interoperables. , Y aunque gran parte de la comunidad climática se ha centrado en establecer estándares acordados sobre la presentación de informes en negociaciones internacionales sobre el clima, la capacidad de las partes interesadas nacionales para acceder y comprender estos datos puede permitir una mayor responsabilidad política, y esfuerzos más generalizados hacia nuestras metas climáticas globales.

Incluso cuando reconocen la importancia de hacer accesibles los datos relacionados con el clima, es posible que las agencias gubernamentales no tengan los recursos o la capacidad técnica suficientes para recopilar, organizar y publicar conjuntos de datos. Además, es posible que no entiendan el pedido de varios conjuntos de datos o que no puedan publicarlos debido a mandatos débiles, intereses políticos o incentivos distorsionados. Al mismo tiempo, los optimistas que quieran utilizar datos pueden no saber qué datos existen ni dónde y cómo se puede acceder a ellos. Además, hemos encontrado que los grupos de expertos trabajan predominantemente de manera aislada, cada uno recolectando y organizando sus propios campos de información relacionada con el clima, exacerbando la carga para que los legisladores desarrollen enfoques integrales para abordar el cambio climático. En una encuesta que incluyó a 48 oficinas nacionales de estadísticas, consultas con partes interesadas y reuniones de expertos, el Grupo de Trabajo sobre Estadísticas Ambientales descubrió que los conjuntos de datos que podrían ser útiles en el análisis del cambio climático no están completamente vinculados entre sectores, agencias y dominios. Otro hallazgo importante fue que, en muchos casos, las estadísticas relevantes para el clima existentes y disponibles no se utilizan en todo su potencial, lo que implica un esfuerzo doble en las agencias de recopilación de datos. De manera similar, incluso cuando los países han desarrollado iniciativas de información abierta con apoyo político, es posible que la misma no esté vinculada con depósitos de datos relacionados con el clima.

Esta Guía de Apertura para Acción Climática ofrece una visión general de los tipos de datos relevantes para el clima más importantes y está destinada a ser utilizada por aquellos interesados a nivel nacional en priorizar y publicar los tipos de datos más relevantes en su contexto local. Es importante tener en cuenta que esta guía no contiene una lista exhaustiva de tipos de datos climáticos a seguir y presentar en informes. Más bien, está destinada a proporcionar un punto de partida para reunir a quienes poseen datos y a sus usuarios potenciales en el gobierno y en la sociedad con el objetivo de identificar, localizar y comenzar a publicar información importante relevante para el clima de maneras que permitan su uso. Los usuarios también deben usar la guía para considerar si, y de qué manera, los esfuerzos sistemáticos de datos abiertos pueden contribuir a la optimización de la información que ya está disponible en el dominio público de alguna forma, pero que no se está utilizando por completo. Los gobiernos aún deben evaluar cómo sus iniciativas de información abierta se alinean con políticas nacionales y normas internacionales de información sobre acción climática y temas relacionados.